El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

BALANCEO
Este es un procedimiento por medio del cual se ajustan los pesos de los neumáticos y del rin para mantener un equilibrio correcto entre ambos.
Existen dos tipos de balanceo.
El primero es el estático, en el cual se colocan pequeños pesos al rin para contrarrestar este desequilibrio.
El otro tipo de balanceo es el dinámico (en movimiento), que toma en cuenta la distribución del peso que debe añadirse a la rueda para lograr estabilidad.
Si las ruedas no están balanceadas sufrirán desgaste prematuro, además de producir vibraciones e incomodidad al conducir.

Balanceo de ruedas y neumáticos:
Control de alabeo y ovalización: Se puede perder el balanceo original de un conjunto de rueda neumático en el desgaste de la superficie de rodamiento causada por frenadas violentas o patinamiento, neumáticos inflados a presión incorrecta o reparación incorrecta del neumático. Se debe examinar la ovalización y alabeo de llantas y cubiertas antes de proceder al equilibrado de las ruedas. Si se intenta balancear una rueda fuera de las especificaciones en algunas de las cotas de ovalización y alabeo, los contrapesos que se colocan no corregirán realmente el desbalanceo y las vibraciones a determinadas velocidades seguirán existiendo.
Balanceo estático de la rueda. Corrección: Una rueda está balanceada estáticamente cuando el paso en el eje de rotación está distribuido uniformemente y no hay tendencias de la rueda a girar en cualquier dirección cuando está suspendida sobre los cojinetes. El desequilibrio estático origina vibraciones y resultará en un desgaste desparejo del neumático. Los neumáticos deben estar en buen estado y montados correctamente con la marca de balanceo en el neumático alineada con el vástago de la válvula. Se deben inflar los neumáticos a la presión correcta y colocar las tapas de válvulas en su lugar.
Balanceo dinámico de la rueda: Una rueda está balanceada dinámicamente cuando gira suavemente tanto en su eje de rotación como en un eje imaginario que pasa a través del centro del neumático y de la llanta siendo perpendicular al eje de rotación. El "bamboleo de las ruedas" y la vibración pueden resultar de un desequilibrio dinámico, ocasionando un excesivo desgaste del neumático y aflojamiento de la carrocería y las piezas del automóvil.